Follow by Email

martes, 10 de diciembre de 2013

IV ASAMBLEA DE REDES CRISTIANAS -MANIFIESTO DEL ACTO PÚBLICO

Redes Cristianas, reunida en su IV Asamblea, en la ciudad de Compostela públicamente manifestamos a la ciudadanía que, ante la nefasta, dura e injusta situación que sufrimos en el estado español, desde hace ya demasiado tiempo, junto con otras personas y grupos nos disponemos a cambiar realidades y provocar rebeldías con Jesús de Nazaret.

En estos duros momentos, de desesperación para tantos ciudadanos y ciudadanas, la prioridad de nuestras prioridades es cambiar la realidad de los millones de personas sin trabajo, de las políticas públicas y reformas laborales que recortan recursos y, sobre todo, derechos esenciales y fundamentales que tanto tiempo y esfuerzo costó alcanzar.

Levantamos nuestro grito en defensa de la educación pública, pues es necesario recuperarla y mantenerla en su más alto nivel, al tiempo que reclamamos se invierta en la cultura propia de cada autonomía, riqueza en la variedad. Denunciamos la realidad de la investigación científica y técnica, base de todo progreso. Nuestro grito desesperado lo dirigimos también a la sanidad y al servicio farmacéutico. Exigimos Educación y Sanidad pública y universal, sin costes adicionales ni copagos de farmacia.

Nos empeñaremos en cambiar la realidad y desde aquí denunciamos todos y cada uno de los desahucios llevados a cabo por la fuerza, sin buscar soluciones dignas. Nos oponemos con rabia a las llamadas preferentes bancarias y otras diversas maneras de engañar a los pequeños ahorradores; no pararemos hasta conseguir se les devuelvan todos sus ahorros.

No podemos descansar viendo cómo se desmantelan los incipientes servicios sociales. Por el contrario no descansaremos hasta conseguir que se recuperen, crezcan y sean garantía de una vida equilibrada, sana y justa para nuestros mayores, personas discapacitadas y dependientes.

Sabiendo que “no hay resurrección sin insurrección” (Bonet Navarro), es decir, sin provocar rebeldías, “no tenemos prisa porque vamos lejos” (15-M).
Provocamos rebeldías con Jesús de Nazaret  cuando nos unimos a sindicatos, a movimientos sociales, al pueblo en general, dejando bien claro que las personas necesitan trabajo, derechos y salarios dignos para poder vivir; cuando nos unimos a estudiantes y profesorado, a  profesionales de la sanidad, a  las personas discapacitadas y asistentes sociales, a las perjudicados por las preferentes y a las desahuciadas; cuando colaboramos con la organización Stop Desahucios, para defender una vivienda digna para toda persona; cuando miramos de igual a igual a las personas emigrantes y les allanamos el camino; cuando nos ponemos en lugar del mantero y denunciamos las injustas medidas que contra ellos se toman.

Provocamos rebeldías cuando apoyamos la Banca Ética, en contra de la insaciable sed de dinero y poder de los corruptos banqueros que, con sus poderosos bancos, fueron junto a otros factores los responsables más directos de la pérdida del estado del bienestar.

Hay quienes acusan a ciertos agentes sociales de ser antisistema. Pues bien: ser antisistema, hoy en día, es la forma más consecuente de ser demócrata y la mejor estrategia, real y efectiva, de lucha contra la pobreza, más allá de la caridad y de la beneficencia, por mucho que estas resulten ahora necesarias y en muchos casos concretos sean perentorias.

 Pedimos insistentemente a la jerarquía de nuestra Iglesia que haga profundas mudanzas en sus comportamientos y actitudes, inclinándose a seguir los gestos del obispo de Roma, Francisco, en la seguridad de que así se aproximarán a seguir los pasos de Jesús de Nazaret.

No dudamos que con la ayuda, trabajo, ilusión y entusiasmo de todas y todos, llegará un día en que, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad.


Compostela, sábado, 7 de diciembre, de 2013