Follow by Email

sábado, 27 de octubre de 2012

Campaña por los Estados Laicos- Laico 2

Catolicadas Segunda Temporada, Cap 5: La Pluma


Los obispos católicos del mundo entero acaban de clausurar el Sínodo sobre la Nueva Evangelización.  En este Sínodo reconocen que la familia es el lugar central para que las futuras generaciones conozcan a Jesús y su mensaje de amor. También declaran que como jerarquía de la Iglesia necesitan ser evangelizados y convertirse para poder anunciar con credibilidad el mensaje de Jesús.  Reconocen muy bien que es Dios mismo, a su manera y con sus medios, quien efectúa el milagro de hacerse conocer, comprender y aceptar. Quizá se vaya dando esta nueva evangelización tan necesaria si todas y todos los católicos seguimos adelante con amor discerniendo con humildad los signos de los tiempos, siguiendo el ejemplo de Sor Juana.



lunes, 22 de octubre de 2012

Campaña por los Estados Laicos - Laico 1

Compartimos con agrado el primer viral de la Campaña por los Estados Laicos de la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir

Despenalización del aborto en Uruguay

Declaración de Católicas por el Derecho a Decidir de Argentina por  la despenalización del aborto en Uruguay


Desde Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, saludamos a las mujeres uruguayas por haber logrado la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación por decisión de la mujer, eso no es poca cosa. Al profundizar los detalles de la ley observamos que persisten miradas masculinas en relación a esta decisión tan particular y personalísima de las mujeres: las consejerías, el tiempo para pensarlo, las diferentes opciones, etc. a modo de disuadir a las mujeres. Sin embargo sabemos muy bien que cuando una mujer está decidida a interrumpir un embarazo no le importa violar la ley ni arriesgar su vida o su salud, ni se ampara en lo que recitan los jerarcas religiosos. Ahora las mujeres en Uruguay deberán pasar por ciertos requisitos pero serán atendidas finalmente y podrán decidir sin exponer su vida y sin violar la ley. De este modo Uruguay se suma a los pocos países de América Latina que tienen despenalizado el aborto por decisión de la mujer.  Este avance impactará favorablemente o no según se expliciten las políticas públicas para que el acceso sea real.


Sabemos que el aborto es una realidad; que su prohibición no evita, ni previene la práctica; que en cambio, la penalización promueve un negocio millonario. Que la clandestinidad es la primera causa de muerte materna en nuestro país. El silencio de las y los legisladores habilita la impunidad de jueces y médicos, como se pudo ver  la semana pasada. Quienes violaron el secreto profesional, quienes fallaron contra los lineamientos de la Corte Suprema, lo hicieron guiados por la confianza de que no recibirían escarmientos.

Argentina es un país de avanzada en términos de Derechos Humanos, por sus condenas al pasado reciente y por la formidable ampliación de los últimos años.  Durante esos debates, se habló de libertad, de autodeterminación, del derecho a decidir. Sin embargo, cuando se trata del aborto, incluso del aborto no punible, afloran las posiciones medievales y los mutismos. Es hora de salirnos de falsas dicotomías y entender que la legalización merece un tratamiento serio y responsable, y no permanecer como una deuda de la democracia. (Lucía Álvarez T. A.)

Nuestros pueblos están hermanados, esperamos que lo mejor de la experiencia uruguaya contagie a nuestros legisladores/as y tomen la decisión de dar el debate.

Contacto de prensa Raquel Revuelta 0351-152088217

Catolicadas Segunda Temporada - Cap. 4: Se cayó el teatrito

domingo, 21 de octubre de 2012

LA CRISIS, DESASTRE HUMANO


DECLARACIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE TEÓLOGOS Y TEÓLOGAS JUAN XXIII

La Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, sensible a los dramas humanos que está generando la crisis, queremos expresar nuestra solidaridad con los sectores más vulnerables de la sociedad que sufren en carne propia las consecuencias de una crisis de la que no son responsables y compartir las siguientes reflexiones.

1.Después de cuatro años hablando y lamentándonos de la crisis económica, creemos que hay un factor fundamental de este patético problema, que, a nuestro juicio, no se ha valorado aún debidamente en su justa dimensión y en sus consecuencias, y sin el cual la crisis no tendrá remedio. Dicho factor consiste en que la crisis ha sido provocada, no sólo por la economía, sino, como componente muy decisivo, por la corrupción. Los desastres que está causando han sido motivados por el dinero y el capital, pero también, y quizá en mayor medida, por la falta de ética y la desvergüenza de quienes han tenido la mayor responsabilidad en este desastre.

2. Con razón se ha dicho que las creencias sociales se diferencian de las ciencias exactas en que las convicciones afectan a la realidad. Nuestra realidad social y humana está tan deteriorada porque ha nacido de convicciones perversas. Sobre todo, la convicción de que lo que importa en la vida es el lucro y la ganancia, el disfrute y el derroche, sin reparar en los medios ilícitos con los que eso se ha conseguido por personas y grupos influyentes, concretamente en el tejido social de nuestro país.

3. La consecuencia inevitable de este estado de cosas ha sido el triunfo de poderes y de pautas de conducta que nos está llevando hacia un modelo de sociedad desigual en el que un reducido número de ciudadanos goza de unos ingresos económicos y de unos derechos de los que carece el resto de la población. Pensamos que en esto se concentra el problema más grave que se nos plantea ahora. Un problema del que muchos de los ciudadanos no acaban de tomar conciencia, ya que un sector importante de la población confía en que España, y los países que estamos pagando las peores consecuencias de la crisis, se recuperarán de este desastre y volverán recuperar el estado del bienestar del que han disfrutado durante las últimas décadas.
Así las cosas, creemos urgente que la ciudadanía tome conciencia de que estamos ante el final de un ciclo cultural, político y económico. Los poderes públicos están poniendo las bases de otro modelo de sociedad, que las personas mayores recuerdan con espanto: el viejo modelo en el que un grupo de familias poderosas gozaban de privilegios económicos, educativos, sanitarios y legales, que no estaban al alcance de la gran mayoría de los españoles y de las españolas.

4. Al afirmar esto, creemos que lo más grave y peligroso, que se nos viene encima, además del hecho doloroso de que el desempleo crezca y se prolongue durante años, es que  nos están quitando nuestros derechos fundamentales, al tiempo que la cultura, la educación y la sanidad se están convirtiendo en poco tiempo en privilegios de los pocos afortunados que pretenden dominarnos a los demás.
5. No es ajena a esta situación la pésima gestión de muchos políticos y la corrupción de algunos de ellos, que está produciendo daños graves a la democracia y generando descrédito de la misma en mucha gente. 

5. Valoramos positivamente las manifestaciones y actitudes solidarias de algunos obispos. Pero, al tomar conciencia de esta aterradora situación y de este proyecto opresor, que se nos oculta intencionadamente mediante mentiras incesantes, nos preocupa especialmente el silencio de un sector importante de la Iglesia jerárquica o la postura condescendiente con las injustas medidas gubernamentales ante un estado de cosas que entraña tanto dolor e inseguridad en los individuos y en las familias, y tanta desesperanza ante el futuro incierto y grave que se nos avecina. Creemos que los obispos, en España y en Europa, están cometiendo el mayor escándalo de los últimos tiempos. Las religiones, y concretamente la Iglesia católica en nuestro país, siguen teniendo un peso de autoridad moral importante, que puede ser decisivo en asuntos que afectan de forma tan directa a la conducta moral de los ciudadanos y a la felicidad o la infelicidad de quienes peor lo pasan en la vida.
Callarse o hacer declaraciones tibias en esta situación es el peor “pecado de omisión” que ahora mismo se puede cometer. Estamos ante un escándalo que clama al cielo. No se puede comprender cómo nuestros obispos protestan por las cuestiones que afectan a la moral sexual, tal como ellos la entienden y la proponen, o por la defensa de sus privilegios económicos y legales, al tiempo que se muestran insensibles ante el sufrimiento de tantas personas que se ven obligadas a cargar con el yugo más pesado que los empobrecidos tienen que soportar.  En esto se juega el ser o no ser de la Iglesia. Porque una Iglesia, cuya jerarquía guarda silencio o se expresa con una ambigüedad pretendidamente neutral ante una situación tan extremadamente grave, no puede ser la Iglesia que quiso Jesús de Nazaret. 

6. Ante esta actitud de la jerarquía católica, gran parte de opinión pública considera que la institución eclesiástica se ha integrado en el sistema económico-político que se nos ha impuesto es parte del sistema, lo justifica, lo legitima, lo defiende y lo protege. Por eso, nos preguntamos: ¿Cómo se puede predicar el Evangelio de Jesús de Nazaret en tales condiciones? La Iglesia necesita una renovación a fondo y una recuperación evangélica. Cuando, en estos días, recordamos la figura ejemplar del papa Juan XXIII y el cincuenta aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II, pedimos de forma apremiante:

-  A los obispos, que las actitudes solidarias y las denuncias radicales contra los poderosos de nuestro tiempo se constituyan en criterio rector de nuestras vidas: la opción por los empobrecidos, la austeridad, la solidaridad con los marginados, la mesa compartida con quienes carecen del sustento diario, la compasión con los que sufren, la justicia y el trabajo por la paz, y que renuncien a los privilegios que les otorgan los Acuerdos de 1979, ya que les impiden impide optar por los sectores marginados.

- A las organizaciones cristianas de base, movimientos apostólicos obreros y algunas instituciones eclesiales de las diferentes tradiciones cristianas, que sigan trabajando solidariamente, como lo vienen haciendo, en favor de las víctimas de la crisis. Dichos colectivos cuentan con nuestro apoyo y nuestra colaboración.  

-A los gobernantes de la Nación, de las Comunidades Autónomas y de los Municipios, que en el ejercicio del gobierno den ejemplo de honradez, respeto, tolerancia y defiendan la dignidad de las personas y la igualdad de derechos que establece nuestra Constitución, como los fundamentos básicos sobre los que se asiente la recuperación de nuestra sociedad.   

Madrid, 19 de octubre de 2012

jueves, 18 de octubre de 2012

EL DERECHO A DECIDIR

En España tenemos que volver a trabajar el derecho de las mujeres a decidir. Una excelente herramienta para hacerlo nos la proporcionan las compañeras latinoamericanas con su revista CONCIENCIA LATINOAMERICANA. Para acceder a ella pinchar aqui