Follow by Email

sábado, 24 de marzo de 2012

El Papa en México y Cuba - Más allá de una visita pastoral

La agenda de los próximos años de Benedicto XVI tiene un marcado interés en América Latina: En marzo de 2012 visitará México y Cuba, en el 2013 Río de Janeiro, sede de la próxima Jornada Mundial de la Juventud y en camino a Brasil es muy probable una visita a Colombia.
 
La visita a México ha sido definida “para toda la América hispana”, con ello la cúpula vaticana busca estrechar los lazos e influencia política y simbólica, justamente cuando se celebran los bicentenarios de independencia de varios países latinoamericanos; pretende confirmar sus temas bandera, como “la protección de la vida humana” y la promoción de la familia, los cuales son una abierta oposición a los Derechos Sexuales y Reproductivos de las mujeres y llamará al fin de la violencia, tema incorporado por la realidad que viven muchos países de la región; Benedicto XVI busca también alentar la militancia de jóvenes latinoamericanos en la iglesia católica, justamente cuando las cifras que presentaban América Latina como el lugar donde se concentra más de la mitad de los católicos del mundo, están en reversa: La distribución de los católicos por territorios han perdido cuota, América del Sur pasó en 2010 del 28,54 al 28,34 % del total, y Europa, que en 2009 ostentaba el 24,05 % y un año después suponía el 23,83 %, frente a los aumentos registrados en Asia sur oriental y África.[1]
 
La centralidad de la jerarquía vaticana hacia América Latina, también responde a la profunda crisis del modelo eclesial conservador en Europa, donde los reclamos por una iglesia que incluya mujeres en el sacerdocio, laicos con una participación plena, divorciados, gays, sacerdotes casados y la libre opción al celibato, toma cada vez más fuerza y encuentra alianzas en sectores progresistas del catolicismo en todo el mundo. La preocupación del papado no solo está en la pérdida de fieles, obedece, además, a los importantes pasos que han dado algunos países latinoamericanos frente a políticas públicas de salud sexual y reproductiva, así como a la despenalización del aborto.
 
Indudablemente el catolicismo no puede seguir siendo considerado como un seguimiento ciego a los parámetros dictados por la cúpula vaticana, con las visitas del Papa a Latinoamérica, asistimos a los intentos de imponer una mirada uniforme y excluyente, donde su mayor objetivo es la juventud, desconociendo así la riqueza y la necesidad de la pluralidad y el disenso en una institución eclesial que urge de renovación, apertura y voces proféticas. Tampoco se puede desconocer, ni poner en riesgo la laicidad que han logrado muchos estados latinoamericanos, como una herramienta democrática para garantizar los derechos de sus respectivas poblaciones. No cabe duda que las visitas de Benedicto XVI América Latina, van más allá de una labor pastoral.
 
Católicas por el Derecho a Decidir - Colombia

Recomendamos visitar directamente la pagina web de Católicas por el Derecho a Decidir - Colombia en 

http://cddcolombia.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario